8 dic. 2008

Primer punto: Tu paranoia...

Hace meses no escribo en el blog, ya toca ya... y como lo prometido es deuda, empezaremos con los lapsos paranoicos de nuestras queridas y nunca bien ponderadas marinovias.
Imaginen la siguiente imagen, un viernes en la noche, el marinovio sale de la chamba. Sus amigos quedaron durante la semana con él para salir a tomar unos tragos en un sitio público. El susodicho ya ha puesto al tanto a la marinovia acerca de sus planes con sus amigos, y ella no puso pero alguno.
Primero va a la casa de ella para verla antes de salir en la noche, porque no la ha visto durante un par de días y, según mi experiencia personal, las marinovias a partir de las 9 pm. no te quieren soltar. Es decir, empiezan a utilizar de una manera indiscriminada todos, y cuando digo todos son todos, sus recursos para que no salgas. Empiezan con la seducción, de la manera más sutil hacen que uno se olvide... o bueno, ponga en segundo plano la idea de salir con sus buenos amigos a tomar unas chelitas. Es bastante recompensante pero si la palabra está empeñada, no se puede faltar a la cita, entonces uno rechaza de la manera más estoica y firme la invitación (aunque si se puso lencería, fuiste, no vas a ir a ningún lado).

Luego empieza la etapa de la indignación, el clásico 'tus amigos son más importantes que yo' o 'acaso no la pasas bien conmigo'

Ahora tienes que tener pulso de cirujano para lidiar con la situación, porque no puedes echarte para atrás pero tampoco quieres ganarte un roche que implica la falta de sexo por un mes. Entonces luego de haber encontrado una forma diplomática de salir de esta situación poco cómoda, algunas (no todas) marinovias llegan a la etapa critica de la paranoia en las mujeres... la confrontación. Empiezan con la cantaleta de 'seguro estan tus amigos con una rucas' o 'se estan yendo de putas, fijo' y ahí, sin que te dieras cuenta, estas en medio de una pelea sin cuartel. Ahora tienes que salir de ahí lo más pronto posible y apagar tu celular si quieres estar tranquilo, sino te van a reventar el telefono ella y sus amigas (siempre hay un plus) No hay forma de que pueda haber reconciliación en el momento, esta completamente indignada, o eso parece, y furiosa debido a que escogiste a tus patas de toda la vida, ellos que no te van a fallar, sobre ella que eventualmente va a dejar de ser tu marinovia.
Entonces, luego de haber ilustrado el problema, y sin solución aparente en mis manos. Me despido de ustedes.

PD: El uso del 'mejor amigo' hace que el problema sea aún mayor... Pero todos elevamos plegarias al cielo para que no todas las marinovias sean así de inconscientes... AMEN

18 ago. 2008

10 cosas que me llegan al p....

Ya tocaba... las 10 cosas más detestables de una marinovia, resumidas en un sólo post y voy a tratar de hacer un post por cada cosa (10 posts, menudo trabajo). Esta lista esta sesgada, obviamente, por mis gustos personales y lo que yo he vivido. Pero creo que TODOS se van a identificar al menos en un par de ítems:

1. Tu paranoia: Que salga a embriagarme con mis amigos NO IMPLICA que me voy a acostar con la primera infeliz que se menee un poco en frente de mí. Las cosas no suceden así, bueno al menos no para mí. Lo que sí implica es que al día siguiente me vas a encontrar en un estado deplorable y que por razones obvias, no quiera moverme de mi cama y menos ir a la tuya a soportar a tu viejo.
2. ¿Compromiso?: NO, ERROR... CRASO ERROR. Sí, aunque siempre me digas que quieres ser libre, ambos sabemos que mientes. Yo no quiero compromiso alguno, si tú quieres un compromiso, busca a alguien que te lo pueda dar, no estoy en condiciones de dartelo... ahora ni nunca. Las pataletas de siempre le huyes al compromiso ya me aburrieron, créeme ya me las dieron antes, osea no eres la primera. ¿Por qué no podemos disfrutar del momento y vivir un día a la vez? En vez de fantasear con un matrimonio en la catedral de Lima.
3. Tus amigas: No me llega que salgas sin mi, me llega que salgas con ellas... sí, con tus amigas con las que te embriagas y de las cuales... 95% son solteras y aparte medio perras... (sí, un par de ellas me estuvieron coqueteando el otro día) Tú dices que mis amigos son unos vikingos sin modales, hombres de moral relajada, vividores, etc... pero yo cito a un judío famoso: '¿Por qué miras la paja que hay en el ojo de tu hermano y no ves la viga que está en el tuyo?' (¡La verdad las hará libres!)
4. Tus viejos: Odio con ardiente pasión las reuniones familiares a las que me obligas a ir, tus 'razones' de: 'A mis papas les caes bien, quieren conocerte mejor' o 'Llego mi tío de Timbuctu (WTF?!?!?!?!) y va a haber una reunión familiar a la que no puedes faltar porque me harías quedar mal' Osea... porque llegó el Indiana Jones de tu familia, yo me tengo que soplar la charla monótona y aburrida de tus familiares, de los cuales ninguno me cae? Cuando mis patas están en Sargento pegándose la mejor bomba del año (sí, ustedes saben que cuando ustedes no pueden, todos los infelices se juntan y se embriagan a más no poder, con lo cual hacen la noche DEL AÑO) No hay forma pues.
5. Tus gustos: Amorcito, yo sé que lo haces con toda la buena intención del mundo, pero ME LLEGA AL PINCHO EL ROSADO, no me gustan las camisas ni los polos con cuello. Me gustan mi capuchas, mis zapatillas, mis jeans anchos y mis polos blancos. No me gusta tener que cambiarme porque voy a la discoteca de moda, o porque en la reunión de tu amiga pituca todos se visten como metrosexuales o modistos. Que esté de moda, no implica que sea mejor ;)
6. Tu mejor amigo: Sí, lo quiero matar, es el típico oportunista que está a la espera de cualquier problema que vayas a sus brazos a 'reconfortarte'... Osea, yo no puedo tener mejor amiga, porque me dices que es una maldita que cada que nos peleamos voy donde ella para no sé que cochinadas tendrás en la cabeza. Pero, obviamente, tú si puedes. Porque él es tu amigo desde la infancia, osea el huevón que está atrás tuyo desde antes que pierdas la virginidad... que obviamente no fue con él, y que fue el primerp que se entero... su cara de autogol en la final de las olimpiadas de Pekín debió haber sido una de las cosas más comicas de la década pasada.
7. Tu perro: Sabes que lo odio, sabes que me odia... pero no! Insistes en que le haga cariño, que por eso no me quiere, blah, blah, blah... Tu perro me odia, detesto cuando ladra... es una mierdita de perro, su estructura osea está hecha para ser pateada de un extremo de la habitación al otro. Ambos somos más felices cuando no nos vemos (tu perro y yo) mantengámoslo así.
8. Tu música: Jamás me vas a convencer a que te acompañe a un concierto de reggaetón o al concierto de Camila... ni a balasos voy a esos tipos de espectáculos... y si insinuas que yo voy a comprar la entrada para ambos, simplemente estás desvariando. No comparto tus gustos musicales, en realidad me parecen malos, pero yo no me meto con ellos porque respeto tus decisiones. En cambio tú sigues diciéndome que mi música no tiene sentido, no guarda ritmo, hacen mucha bulla, no entiendes a qué quieren llegar con ella. Bueno, déjame aclararte algo, tu música no trae nada nuevo en lo que a música se refiere, si no te gusta... no las escuche y punto.
9. ¿Cambios de humor? Sí! Tus cambios de humor me están generando un úlcera maligna! Las cosas serían mucho más fáciles si no tuvieras esos cambios de humor que son tan drásticos, no es que de un momento te guste y al siguiente me dejes de gustar... sino que tus hormonas te hacen pensar eso!!! Cuando están hormonal, lo mejor es que no nos veamos, porque eso implica que no nos vayamos a pelear... :)
10. Tus escotes: Ok... son bonitas, me encantan y no tengo problemas en que te guste exhibirlas un poco... pero cuando los tipos de dejan de hablar a la cara y le empiezan a hablar a ellas... creo que tienes un problema. No sé si es que a ustedes les gusta tenernos así, pero... es mortificante ver que cuanto infeliz habla contigo, no puede mantener su mirada en tu cara sino que tiene que bajar sus ojos 45º cada 10 segundos! Nos ahorramos los roches, y la próxima vez sales en cafarena, ya?

28 may. 2008

La compañera de juergas

Hay que admitirlo, hay mujeres con las que uno se juerguea mucho mejor que con otras. Las razones varían entre cada uno de nosotros, mi razón es que ella toma ron y dura hasta el final, además es simpática y la paso mostro con ella. Pero que pasa cuando tu compañera de juerga, aquella fémina con la que terminas ebrio en todo tipo de reunión, te empieza a gustar... ahí hay un serio dilema que me gustaría explorar con ustedes.

Existen distintas mujeres con las que te encuentras en la vida, las que deberían ser las madres de tus hijos, con las que deberías estar, con las que deberías salir, tus amigas, etc... pero en mi poca experiencia he visto que no muchos de nosotros nos encontramos con una compañera de juerga, esa que te hace dudar entre salir con ella o salir con tus patas, por el simple hecho de que, es probable que con ella tengas una mejor juerga. Todo va bien, porque ella tiende a caerle muy bien a tus amigos, es sociable, es graciosa pero tu sabes que es solo eso, nada más. Los problemas ocurren cuando empiezan los roces entre ambos, en mi caso fue en el cumple de un amigo, la llevé a la reunión (ella también conoce a mi amigo) y estuvimos ahí hasta las 7:30 am en una tranca de aquellas. El resultado, paso lo que tuvo que pasar esa mañana. Semanas más tarde, en otra fiesta, básicamente paso lo mismo, y desde entonces no la he visto, ni pienso verla. La razón es muy simple, no se que haría si la veo. Mucha gente me puede decir que soy un maricón por estar en una disyuntiva tan infantil, pero dentro de sí ustedes saben que también han estado en este estado, o en uno peor.
Lo que me motiva a publicar esto es que usando la lógica, simplemente no debería ni pensar en ella, porque hasta donde yo se, ella sale con otro y tenemos vidas muy distintas. Pero no puedo dejar de pensar en ella, aunque ahora lo estoy logrando. Los psicólogos tienen mucha razón, si no tienes el estímulo presente, la respuesta adquirida desaparece (Experimento de Pavlov).

Y ahora viene la moraleja, a terrible, terrible y media.

25 abr. 2008

No, no voy a volver a salir contigo, gracias

He aquí un gran dilema, qué pasa si tu ex, la tipa con la que salías antes, o una chica cualquiera quiere salir contigo y tu no. Considero que el hecho del rebote es traumático, pero más traumático para las mujeres que para nosotros. Por lo tanto, yo considero difícil decirle a una mujer que no deseo nada con ella, a veces considero que al no hacer eso les estoy dando "alas" y que por eso siguen insistiendo. Esto se explica mejor con un ejemplo práctico, los siguientes extractos de conversación son parte de una discusión, en la que mi ex-marinovia quiere que me quede con ella un viernes en la noche, y donde yo no quiero estar con ella, por lo tanto tuve que mentir diciendo que iba a una reunión con mis amigos:

Boku dice:
no, también quiero ver a mis amigos
Boku dice:
y chupar con ellos
Ex de Boku dice:
jajajaa
Ex de Boku dice:
floro de macho q se respeta (otra forma de coercionar el comportamiento, el uso de estereotipos)
Ex de Boku dice:
jajajajajajaa
Boku dice:
jajajajajjaja
Ex de Boku dice:
me cancelas.. (uso indiscriminado de la culpa como herramienta)
Ex de Boku dice:
gracias
Boku dice:
........
Boku dice:
no te cancelo
Boku dice:
sino que ya tenía planes (floraso, ahí me eché)
Ex de Boku dice:
jajaja..
Ex de Boku dice:
don´t worry

Aquí es donde empieza a jugar la culpa, el haberle dado entrada sin darte cuenta y sentirte culpable por haberlo hecho... sin tener una solución aparente. Sinceramente, a veces pienso que los hacen porque saben que jugar con la culpa es un método efectivo de lograr sus objetivos.

El punto a resaltar es el siguiente, cómo puedes rechazar a alguien a quien quieres... pero no como ella quisiera? Por mi experiencia, hay no pocas formas, pero solo hay una correcta y de muy difícil manejo, decir la verdad. Creo que a nadie le gusta hacer sentir mal a alguien y menos si le tienes cariño. Entonces, la interrogante se reduce a la siguiente:

Cómo le dices que no quieres nada, sin rodeos?

A ver si podemos dar una lista pequeña pero relativamente eficaz de hacer esta escabrosa técnica:

  1. Decirle la verdad en su cara pelada, sin remordimientos, sin rodeos... osea, a la bruta. Este método es el menos recomendable, puede causar daños colaterales.
  2. Poner las cosas en claro, de una forma diplomática, pero firme; sin dudar y fríamente (el que titubea, pierde). Este método es más difícil de llevar a cabo, requiere autocontrol y sobre todo frialdad para no echarse atrás cuando vea la cara de autogol en la final del Mundial de Fútbol de ella.
  3. Finalmente, pero no menos efectiva, llevar la conversación de una manera que se llegue al punto de manera "casual" y decirlo de forma que no duela... sino que ella piense que tu también te sientes mal por este episodio (darles un poco de su propias medicina, la culpa también juega en contra de ellas)
Básicamente, esas son las formas que yo conozco para terminar este tipo de situaciones incómodas. Si alguien tiene otra más, los invito a poner su comentario y si es bueno, será añadido a la anterior lista.

Y así, mis amigos, acabo de hacer catarsis de los episodios de mi vida, una vez más...

10 abr. 2008

El clásico: "y... que somos, ah?"

Ahora si mis hermanos, ha llegado el momento de develar una de las peores pendejadas que se nos puede hacer... No hay mejor forma de explicar lo mortificado que uno puede sentirse si es que no se ha tenido una de estas experiencias.

Aquí voy, como lo he dicho en una entrada anterior, estoy saliendo con una chica, que aún no entiendo que me ve, pero en fin. Ya tenemos un mes saliendo, y en realidad, si llego a estar con esta chica, me voy a sentir realizado, debido a que han habido DEMASIADAS trabas para todo (ex-marinovios/pretendientes de ella, y casi lo mismo de mi lado). Bueno, digresión aparte, hace un par de días ella me pidió que hablarámos acerca de nuestra situación, luego de una larga llamada telefónica. Fuimos a una conocida cafetería en Miraflores y conversamos acerca de nuestra historia, entonces fue cuando ella lanzo la primera "pista":

"LA VERDAD, NI SIQUIERA SE QUE SOMOS EN REALIDAD"

A esta pregunta, le dije que estábamos saliendo y que hasta ahora, no quería dejar de salir con ella porque la pasaba muy bien con ella. Luego de ir a acompañar a su mejor amigo (si, yo se lo que me van a decir, me remito a las entradas anteriores) a hacer unas cosas, llegamos a su casa y antes de que ella entrara hizo la pregunta nefasta:

"Y... EN QUE ESTAMOS?"

Bueno, como entenderán no tuve una respuesta inmediata (se que la cague ahí) y salí del problema de una manera más o menos decente, le dije: "Creo que deberíamos analizarlo y ver como evolucionan las cosas, no crees?" Ella respondió que tenía razón, pero no completamente segura. Finalmente regresé a mi hogar con un problema más en la cabeza.

Al día siguiente, estuve hablando con una amiga y le conté esto, y su respuesta fue la siguiente:

Boku dice:
ayer me pregunto en que estábamos... y puta, le dije que deberíamos evaluarlo y ver como evolucionan las cosas

Amiga de Boku dice:
alucina que eso es lo peor, porque te dan como que un ultimátum...
eso me parece malazo, porque te debio dejar un tiempo para que tu le caigas, entiendes?
como q pucha vas ahí un mes y prácticamente ella te dice para estar....
pero no se, de hecho que es buena gente pero que tal canchera para decir lo de en que estamos jajajaja

Luego de la amena conversación con ella llegué a la conclusión que, en efecto, ella estaba jugando una carta muy sucia, y la estaba jugando bien, porque sabe que me importa. Pero por otro lado, creo que ella tiene razones de sobra para no confiar en mi, bueno, no soy un ejemplo a seguir y lo sé, pero este tipo de jugarretas no se las merece nadie, no?

26 mar. 2008

LHC (Leer entrada para saber el significado)

Ahora que estamos a punto de acabar el verano y me encuentro desempleado, he decidido volver a escribir un poco en este blog acerca de lo que bizarro que puede resultar ser un marinovio en estos días.

Dejenme contarles la historia de mi vida de estos últimos tres ajetreados meses. Si bien todo el problema empezó en julio del año pasado, creo que la época más álgida fue este verano. Durante el año pasado fui utilizado vilmente como "emotional punchbag" por alguien en quien me fijé, pero esa es otra historia. El punto radica en que, a principios de este año, yo estaba soltero y destruido emocionalmente, por lo que recurrí a la juerga del verano para aliviar las penas. Funciono. Pero durante el verano, empecé a salir con alguien, bastante especial pero que no era/es/será para mí aunque quisiera. La razón es muy simple, es demasiado linda para mi gusto, pero en fin. Cometí el error de estar con ella, por un corto tiempo, cerca de un mes en realidad, que fue una bonita experiencia pero que no me lleno del todo.
Ahora... luego de pocos días de formalmente "estar" tuvimos una reunión de amigos en un conocido local miraflorino, que odié con pasión ese día, por el onomástico de una amiga en común, a la cual no se le ocurrió mejor idea que llevar a su hermana... bueno creo que no necesito ser muy gráfico acerca de lo que sucedió esa noche pero aquí voy. La hermana, y actual marinovia, me llamó la atención desde un comienzo, por lo tanto empecé a hablar con ella, larga y tendidamente acerca de un tema en el que, desde un principio, coincidimos, música. Creo que no mencioné que ella es música, no? Bueno lo es, y una muy buena, debo resaltar. Pero para este primer encuentro se nos apareció una pequeña falla técnica, ambos estábamos en la reunión con nuestras respectivas parejas, lo cual como ustedes pueden fácilmente imaginar, no ayudo en mucho. Luego de un par de semanas sin verla, y esperé que fueran más, tuve la suerte de encontrarla en una una discoteca del sur, con su hermana y una amiga más, yo estaba con la marinovia de aquel entonces, y estaba pasado un poco (mentira, era ya una botella de ron) de copas, por lo que dejé de prestar atención a la marinovia y fui atrás de la hermana con fructíferos resultados. La marinovia se retiro medio temprano ese día, aún no sé si con celos o no. Nunca lo dijo explícitamente.
Creo que es el momento del mea culpa respectivo, NO, no me siento orgulloso de mis actos, ni los escribo para vanagloriarme, lo hago porque siento que si no lo hago, el mensaje de esta entrada sería irrelevante. Y NO, no me arrepiento, actualmente, de mi accionar debido a que lo encuentro justificado.
Bueno, luego de pedirle el teléfono y el correo electrónico, y también de una larga conversación acerca de el rompimiento con su ex-marinovio y otras cosas, decidí llamarla durante la semana para concertar una cita. SI aún estaba con la ex-marinovia, y sé que no fue correcto, pero, en mi defensa, arguyo que luego de ese fin de semana simplemente no tenía cabeza para nadie más. Sé que no es una escusa razonable, pero es una escusa cierta, que el que esté libre de pecado lance la primera piedra, dijo un judío famoso. Así que cumplí el mes con la marinovia y a los tres días, tuvo la mala idea de "querer hablar las cosas", considero que fue una mala movida por parte de ella. Este tipo de "conversaciones" de una manera u otra, cuando son planteadas explícitamente y de antemano, llevan, casi siempre, a un final no muy agradable. Simplemente, yo me sentí sugestionado a que todo llegaba a su fin, por lo que, ese mismo día terminamos, aunque esa no fue la intención con la que ella fue.
A estas alturas de la entrada, básicamente quisiera resaltar dos puntos acerca de lo bizarro de ser un marinovio, el primero, es que si las mujeres se rasgan las vestiduras cuando nos fijamos en otras mujeres, porque las mujeres nos "dan bola"? Si fueran consistentes con su discurso, el mero hecho de saber que hay un tipo, que tiene marinovia, acechando debería levantar suspicacias acerca de sus intenciones. Los hombres no somos tan sutiles como las mujeres. Y el segundo punto es, luego de milenios de evolución, por qué las mujeres siguen empeñadas en explícitamente ahuyentar a cuanto tipo tienen alrededor con ese tipo de "conversaciones", es que acaso no hay suficiente evidencia empírica al respecto? Puede ser que, como un buen amigo dijo, sufra del síndrome LHC (Le Huye al Compromiso), o que en realidad yo tenga razón y que simplemente este tipo de acciones no se deben tomar explícitamente porque causan pánico en el marinovio y se pueden dar resultados nefastos.
Mi resultado no fue tan nefasto, luego de hacer un reporte de daños, acabé con la antigua marinovia y al día siguiente (si, no pude esperar nada) salí con la actual marinovia, y debo decir, la estoy pasando muy bien con ella, aunque cada marinovia trae problemas y rollos nuevos. Para eso siempre podremos escribir nuevas entradas al respecto acá.