22 feb. 2006

Los Primeros Tres Segundos


Este es mi primer post en este blog. No me concierne mucho el hecho de que las mujeres sean así o asá, ni que mi ex marinovia me haya llamado para decir esto o que haya hecho aquello. Mi interés principal es

“¿qué debe hacer un hombre para poder estar con la chica de su agrado?”

Por esa razón paso mucho tiempo en la cancha (sitios donde hay mujeres, tangibles—ver: no en chat o en Hi5), probando nuevas cosas y experimentando, todo para compartirlo con aquellos que quieren aprender cómo las cosas funcionan en la vida real. Noten que no estoy interesado en postular teorías o en tener la razón. Incluso si alguien viene y me dice algo que le ha funcionado de manera más efectiva en la vida real de forma consistente, siempre estaré dispuesto a aprender.

Probablemente muchos de los lectores de este blog vienen aquí para reírse un rato con las malas jugadas del género femenino. Sin embargo, estoy seguro que muchos otros, sin ataduras de ningún tipo, vienen precisamente a entenderlas, porque quieren conseguir a alguien especial. Incluso sé de más de uno que ya tiene alguien a quien llamar “marinovia”, y sin embargo ellos son concientes de que esa chica no es alguien con quien ellos están plenamente satisfechos, tanto en el campo emocional como en el físico. Yo les digo a ellos:

No caigan en una relación simplemente porque es la salida más fácil para acabar esas noches de “Hand Solo,” ni porque por fin una chica te dio bola.

Si quieres lo mejor en la vida, tienes que ponerte las pilas, aprender la técnica, e ir tras aquello que en verdad quieres. Así es, señores, es posible aprender formas de atraer a una mujer, que son probablemente 90% más efectivas que leerles poesía o mandarles flores, y que no tienen nada que ver con comprar feromonas o idioteces por el estilo.

Pero empezando por el principio… La primera cosa que me gusta compartir con mis estudiantes es algo así como el Primer Mandamiento, una regla que tienen que seguir si en verdad quieren emprender la transformación que yo experimenté hace algunos años. En el círculo se le conoce como La Regla de los Tres Segundos: Cuando estás en una fiesta/bar/disco/reunión, apenas notas que hay una chica de tu interés, tienes tres segundos para emprender la marcha, acercarte y empezar a conversar con ella, así sólo puedas magullar la palabra “hola.”

Píensalo por un momento. Puede que veas una chica atractiva, pero mientras más tiempo dejas que pase, más nervioso te pones; mientras más postergas el ir a hablar con ella, más probable es que ella se tenga que ir, o que otro hombre le venga a hablar y te la quite. Por eso, tres segundos y tú ya estás en camino. Nada de quedarse mirándola como alguien recién salido del manicomio. La única posible excepción es que tú o ella estén en verdad atados en una conversación y no puedas salir hacia ella en tres segundos. En tal caso, cuenta los tres segundos desde el momento en que estás libre y listo.

Muchos tendrán la duda de qué decir exactamente para romper el hielo. Coincidentemente hace un par de días escribí una entrada en otro blog al respecto (
click aquí), razón por la cuál no es necesario volverlas a escribir. Pero no puedo enfatizar esto lo suficiente: si quieres que esa chica guapa esté hablando contigo, y quizás llegue a ser tu marinovia, tienes que tomar las riendas y acercarte a hablar con ella. O… puedes esperar que el destino se encargue de darte algo aleatorio, que bien pueden ser noches con Pamela Palma, o con una chica “peor es nada.” Tú decides.

Imagen:
Wikipedia

20 feb. 2006

Las terribles incontestables

Saludos!!!!

Este es mi primer post en este blog y bueno no quería poner nada que sonara a queja o a crítica, es más estaba medio inspirado a escribir algo acerca de las parejas y sus diferencias pero estaba conversando con mi novia y de pronto esta se terminó resintiendo conmigo (para variar) y es que a veces ellas hacen preguntas incontestables, es decir, preguntas en las que todo lo que digas podra ser usado en tu contra, algo así como:

Marinovia: ¿¿Amor estoy gorda??
respuestas:
Si-----> como dices? que desconsiderado, si he bajado 3 kilos me estoy sometiendo a una dieta hago spinning , cardio box, aerobics, pilates, etc....desconsiderado, gorda tu amiga la del barrio la que......
No------> que? acaso estas ciego, lo dices solo porque me quieres, si estoy hecha una cerda, mira estos rollos eres un mentiroso en que más me habras mentido, blablabla.
NS/NO (osea te quedas callado) -> que no tienes nada que decir, porque eh? tan mal estoy
seguro se me psao la mano con la dieta y estoy hecha un esqueleto, o no !! no!!! tengo celulitis verdad cierto? aca? no! aca!

Marinovia: ¿¿ te gusta mi nuevo peinado??
rptas:
Si ----> ah si? a ver que me he hecho (usualmente no se nota, osea fuiste)
No -----> desconsiderado si mi amigo Jorge (el serrucho), dice que me queda lindo, eres un....etc.
Que peinado? ----> (acaso necesito especificar algo aca?)
NS/NO-----> no te importa no? eres un desconsiderado me puedo poner un bacin en la cabeza y tu nada de darte cuenta no?......

Estas son las más comunes, las madres de todas las preguntas que pueden terminar en una pelea o un disgusto y con el marinovio respectivo preguntandose, oye que rayos?.

Digo quien no ha caido en las sutiles variaciones como: ¿estoy bonita?, ¿te gusta mi bikini nuevo?, etc.

Una que a veces a muchos nos agarra bastante desorientados es : ¿a donde quieres ir?
esta, es la pregunta más engañosa de todas pues, fiejnse que va a tener un efecto retardado de algunas horas o inclusive días dependiendo que contestes y tu estado de animo.
Si le dices: "Amor, a donde tu quieras", pucha aca te van a ver con cara tranquila, digamos en el cine y te van a empezar con, no te gusta la película no?, estas incomodo, molesto, porque nunca te gusta hacer lo que yo quiero, al menos pon car de contento pues, nuca te gusta lo que yo propongo.
Si le dices: " vamos a tal parte", ellas estan con: ya nos vamos?, siempre venimos aca,no te aburre, hace calor, porque siempre decides tu, etc...
Y si te quedas callado, uy ahi si, ya fuiste, mira esta es una de esas veces enque quedarte callado es mucho pero que decir "pio",porque aca arrancan con que si, que no quieres hacer nada que estas aburrido, que te hubieras quedado en casa para estar asi, que nunca van a ningun lado, como ella (pobre) se sacrifica para ir a donde tu quieres y blah!.

Hace tiempo se escribió en este blog acerca de quedarse callado, como una buena opción de salir de problemas o que no se generen amyores peleas, estomis amigos es una hipótesis que realmente no funciona siempre, con las preguntas incontestables quedarse callado mas de 5 segundos es peor que decir la verdad y más aun si la marinovia esta con la triki encima.

14 feb. 2006

El Día De San Dolarín



Me revienta el día de San Valentín. De hecho es bonito estar caminando de la manito con tu marinovia, pero a estas alturas del partido se convierte en una de las ocasiones en las que la idea es gastar y gastar, y los marinovios somos víctimas del marketing en su más destilada expresión. Flores, chocolates, una alhaja, una cena con una velada romántica en un buen restaurant, la noche de hotel, una buena botella de vino... esto definitivamente es un puñete en la boca del estómago para nuestras billeteras.

No importa cuánto ganes, igual vas a gastar más que lo que esperas.

¿Por qué no hicieron el día de San Valentín el 15 ó 16 de febrero? ¿Por qué tenía que ser justo el día anterior a que a uno le paguen la quincena? Todo esto para mí sería soportable y lo haría hasta con gusto si no fuera porque todos los locales están casi tan llenos como el día de la Secretaria. El tráfico es terrible, los autos nunca avanzan, y hay tanta gente en la calle que ni siquiera provoca salir (pero TIENES QUE ir a algún sitio) y mientras tanto el marinovio tiene que hacer el papel de perro guardián mirando para todos lados para que a uno no le roben el celular, la billetera o la cartera a la marinovia.

La idea de tener un día de los enamorados (y de la amistad de paso para disminuir el índice de suicidios en esta fecha) es muy bonita, el problema está en toooodo lo que tenemos que pasar para que el día sea aceptable para nuestras marinovias, y para demostrarles uuuuna veeeeez mááááás que ellas nos importan.

13 feb. 2006

La Chica Que Te Choteó Ahora Te Busca


De toda la sabiduría expresada en este blog, podremos reconocer que las mujeres son siempre impredecibles, tanto para las cosas buenas como para las malas. Hoy estuve recordando a Jéssica, una niña increíblemente linda... y seamos sinceros, decir linda significa que tenía un físico envidiable y en ese entonces vivía sus 16 añitos.


Adicionalmente, sabrán que a los 16 años las mujeres se manejan un cuerpazo... con curvas que parecen carreteras (como diría El General), pero paralelamente sus cerebros no razonan lo suficientemente bien como para tomar las decisiones más correctas, por lo que aprovechándose de sus encantos, juegan con la vida de muchos de nosotros.

Es la chica que te hace tratar de presentarte lo más atractivo posible con tal de ligar algo con ella, pero al igual que tú, hay varios gavilanes rodeando la presa. Si está en el colegio, tú
haces la guardia al momento de la salida, todo con la intención de verla aunque sea de lejos. A veces,
inventas toparte con ella por casualidad con tal de acercarte a conversar un rato... en fin, creo que hacemos tantas babosadas... pero como diría un buen amigo: Vale todo.


Luego de semanas de insistencia, tomas el máximo valor posible y le declaras tu amor, pero crashhhh... la chica con una sonrisa angelical te dice: "Por ahora prefiero que sigamos siendo amigos". En resumen, rebotaste bien lejos. :s

Días después, la ves por la calle abrazada de un pata, de esos con cara de fumón, mal vestido, feo... o sea, con lo peor que pudieron escoger. Lamentablemente, encima que te chotean, tienes que soportar la escenita. Grrrr, ya pex la mejor carne se la comen los perros, dicen por allí.


Pasaron unos años y resulta que me la vuelvo a encontrar en una reunión de la universidad. Oh shit... seguía hermosa a sus 18 añitos, pero hice como si no la conociera. Sin embargo, brindando con los patas se acerca, me llama por mi nombre (mis patas se quedaron tontos) y me dice:

"¿Me puedes acompañar? No conozco a mucha gente."

Caballero, tuve que aceptar la oferta o mis patas me dirían boludazo.

Nos alejamos a un rincón y entre traguitos me preguntó por qué había dejado de verla, que le extrañaba saber de mí, que quería llamarme, etc. (yo me hacía el desentendido). Luego de un rato me dijo:

"Acompáñame a mi casa porque me siento mareada."

La respuesta de un caballero (jeje) fue un:

"Esta bien, vámonos. Te llevo."

Pero mentalmente me decía, "campeoné". Y así fue, los besos empezaron en el carro, luego me enteré que vivía sola, entramos a su departamento y lo demás pasó tal cual lo imaginan.
La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida, ¡ay Dios! como diría Rubén Blades en Pedro Navaja.

Imagen: Perú Campeón

10 feb. 2006

Odio Cuando Dices Eso



Entre las muchas cosas con las que las mujeres logran que uno genere cantidades industriales de bilis en el organismo, están ciertas frases, consideradas por los marinovios como anatemas, maldiciones cuyo nivel de destrucción y estragos puede alcanzar niveles insospechados. Y es que no se sabe si ellas son conscientes de la gravedad que revisten tales frases o si en realidad lo hacen adrede.

Muchos marinovios han sido victimas de ellas. Algunos no han sobrevivido, y si lo han logrado, llevan imborrables cicatrices. Muchas de ellas deberian estar entre las maldiciones prohibidas por el Ministerio de Magia (cherrie a Harry Potter).

He aquí algunas de las más temidas por todos los marinovios:


Estoy confundida
Esta es una de las que particularmente más detesto. Después de que a uno lo aceptaron, juraron y perjuraron de que te quieren, todo bacán, chévere contigo; se le da por sentirse confundida con su sentimientos. Después de que ha pasado de todo, que uno les baja la luna, salen con que son muchas cosas, que todo pasó muy deprisa (despues de meses). Por lo general esta frasesita viene seguida de:

Necesito tiempo
Si algun desafortunado marinovio es impactado por esta frase, ya puede ir sacando la agenda para buscar nueva media naranja. Ni Nostradamus podría lanzar vaticinio más acertado acerca del ocaso de la relación, ya que el 95% de los casos resulta en una ruptura. A veces creo que es una excusa usada para terminar.

¿Me quieres?
Imaginemos la escena: Un momento romanticón, minutos después de haberle dado a la marinovia una gran alegría, sopresa, regalo o cualquier detalle que demostrara el grado de enamoramiento y afecto del bue... bueno del marinovio (en muchos casos éste aún presenta las heridas y lesiones provocadas por el grado de dificultad que envolvía concretar el detalle), cuando de pronto, ella suelta tamaña pregunta. O sea... uno casi muere por complacerla, halagarla, ¿y aún así necesita que se lo digan? ¡¡¡¿¿¿No que los hechos dicen más que las palabras???!!!

¿En qué piensas?
Esto generalmente se oye en una situación en particular: Después de haber consumado el rito en honor a Eros, en el altar de las cuatro perillas. A uno le gusta disfrutar de un instante de paz, un momento de reflexión, poner la mente en blanco, alcanzar el séptimo sentido, filosofar sobre la inmortalidad de la mosca, o simplemente evaluar su performance para detectar puntos qué reforzar. Es allí cuando suena esa frase, que generalmente se oye ruido como estruendo de vidrios rotos, porque nuestro viaje al Nirvana, la conversación con Buda o la sublime exaltación del yo interno se va al carajo.

Pero la que se lleva todas las nominaciones de la academia, es sin lugar a dudas:

Eres mi pataza
Esto ya es lo ultimo que uno puede merecer. Realmente va en contra de los derechos humanos, porque es mejor que te odien a que te vean así. Desde ese momento, uno pierde la condición de hombre ante sus ojos. Es menos que un hombre, te conviertes en su amigo, el que estará tan cerca pero a la vez tan lejos... al que le contarán todas las decepciones amorosas y que sólo servirá como paño de lagrimas, a quien le restregará el cuerpo con el suyo en criminales abrazos sin que se le permita a uno que se le levante ni un pelo.

Estan son pues, las más odiadas. Cuidado con ellas.