3 ago. 2006

¿Vas a salir con tus amigotes? ¿Puedo ir tambien?



Dentro de una inmensa sala, a cientos de metros bajo la tierra de columnas talladas en la misma roca, 5 valientes héroes se enfrentan a una horda de 40 horrendos seres. El entrechocar de metales se fundía con los alaridos de los heridos. El olor a sangre viciaba el aire.

En medio de la batalla se distinguía la poderosa espada del guerrero que infundía pánico en sus enemigos. Cada movimiento de su arma mostraba la terrible perfección que complementaba su experimentada sabiduría de combate.

A su lado, causando muerte y destrucción, el enorme bárbaro pelea; con cada movimiento de su hacha, arroja los cuerpos de heridos y muertos como hojas al viento. Mientras el sigiloso asesino, reparte la muerte con sus afiladas dagas, sin que sus enemigos sepan qué los golpeó.

A un extremo de la batalla, extrañas luces e ininteligibles palabras infunden misterio en el aire, depués de las cuales una poderosa descarga de magia impacta en el grueso de las filas enemigas, calcinando a la mayoría. Los sobreviventes apenas logran divisar al poderoso hechicero lanzando un nuevo conjuro contra ellos. Y eso es lo último que verían.

Parado en lo alto de los restos de una columna, el diestro arquero disparaba letales flechas que atravesaban a sus enemigos incluso de a dos. De pronto, sus ojos divisan algo, en ese instante, dispara una flecha que atraviesa la garganta del monstruo que estaba a punto de acabar con el asesino de un traicionero lanzazo. Ahora, libre del peligro, le agradece con un gesto y de un salto pasa encima de otro enemigo, lo apuñala en los pulmones y aterriza al lado del cadáver, todo en un parpadeo.

Justo cuando la batalla parece ganada, emerge de una pared que estalla en pedazos, la más horripilante criatura que jamás hubieran soñado enfrentar ni en pesadillas. Un gigantesco monstruo de 10 m. de alto, 50 cabezas y 100 brazos cada una esgrimiendo una terrible espada negra; el cual hace huir a los pocos enemigos que quedaban con vida y encara a los héroes.

Una vez pasado el susto; el guerrero aprieta su espada, dispuesto a matar o morir, mientras grita: "¡¡¡¡¡AAATAQUEEEEN!!!!!" corre contra él. El bárbaro besa su ensangrentada hacha y se lanza en una imparable carga alimentada por su inhumana furia de combate. El asesino, rápido con un pensamiento envenena sus dagas y corre para buscar una posición estratégica. El arquero coloca dos flechas en su arco y apunta, mientras que el hechicero invoca su conjuro más poderoso... La matanza es inminente... cada vez están más cerca. El bárbaro llega primero y lanza un terrible grito de batalla mientras se prepara para dar el primer golpe... El hacha alcanza al monstruo...

¿Bebito, ya terminaron? Ya me quiero ir.

(Efecto sonoro de frenada en seco) Todos voltean a mirar al bárbaro (incluido el monstruo), el cual deja caer el hacha y responde: "Un ratito más amor, ahorita matamos al Hecatoncheires y ya nos vamos si quieres."

Mientras tanto, los demás jugadores miran al pobre tipo, con una mezcla de compasión y vergüenza mientras recuerdan una de las más sagradas leyes de la amistad:

"No traigas a tu marinovia a las reuniones con los patas."

Es un hecho, uno no puede tener a los amigos junto a la marinovia. Son muchas razones, las cuales voy a tratar de exponer aquí.

Primero, porque uno no sabe la opinión que la mancha se forme de ella. No tanto por temor al qué dirán, sino porque, aceptémoslo, nuestros patas son unos miserables y uno lo sabe. ¿Cuántas veces se han hecho lo mismo entre ellos...? Miles.

Existe, en cierto barrio de Pueblo Libre, un conocido dicho:

"Más feo que la flaca de Peluso."

El susodicho, pertenecía a la manchita dominante del lugar, el cual si bien era aceptado, no se ganaba el respeto de los demás. Hasta que un día, decidió llevar a su afortunada compañera al barrio. Personalmente, nunca la he visto, pero sí he escuchado las canciones que se han escrito acerca de su poco agraciada apariencia. Quizás exageran, pero mi padre me dijo una vez:

"Si una persona te dice burro, no le hagas caso. Si 20 personas te dicen burro, cómprate una montura."

Es por eso, que si amas a tu media naranja por su belleza interior, es poco probable que los miserables de tus amigos sepan ver ese don en ella.

Otro motivo fundamental, de por qué la marinovia debe ser baneada de las salidas entre patas, es que no hay nada más divertido que disfrutar de las caídas, vómitos, divagaciones, trastabilleos y alucinaciones de los borrachos. Sin embargo, si ella esta presente, uno tiene que hacer que mantengan la educación, sacar a la marinovia de la línea de fuego (o vómito) de los borrachos de estómago débil o, en el peor de los casos, saltar al estilo guardaespaldas para protegerla del infame chorro. En muchos de los casos tenemos que lidiar también con la despectiva expresión y actitud de nuestra marinovia hacia nuestros patas, las cuales harían palidecer al más intolerante de los nazis.

Un caso, que a muchos les ha sucedido, generalmente en tranquilas noches de juerga en las que a nuestras espaldas se desarrolla un turbio jueguecillo. Miradas insinuantes, mordidas de labio, chupaditas de dedo, inflamables parpadeos y muchos más mensajes son los que la leal marinovia envía y recibe con el sujeto de la otra mesa; mientras que uno esta abocado a la sacrificada tarea, de beber, libar, brindar con los amigos, ella encuentra otras diversiones. PERO, cuando el afortunado galán, decide tomar la iniciativa y al toro por las astas, el confiado mariovio recibe la queja:

"Bebito, ese imbécil me ha faltado al respeto. Pégale."

Es en ese momento, con el corazón evalentonado por la bebida espirituosa, y creyéndose el rey del mundo, sin contar el hecho de que por caballerosidad (o machismo); uno se pone de pie con porte de rey guerrero, dispuesto a enfrentar al ofensor y desfazer el entuerto:

"Oye qué te pasa, conchetu..."

(Nueva frenada en seco) Pero la frase queda inconclusa, porque uno se da de cara contra el fibroso pectoral de un tipo tan enorme, que por primera vez, uno se avergüenza de medir solamente 1.80 m. Esta brusca vuelta a la realidad (el valor y los tragos ya se esfumaron hace rato), hacen a uno considerar la salida diplomática, pero justo cuando uno está elaborando el discurso ganador, que arreglaría incluso la situación en medio oriente, se oye la chillona voz de la marinovia que repite:

"Ya pues bebito, ¡pégale!"

Evidentemente, las negociaciones terminan antes de empezar, así que el cuerno de guerra retumba con un grave: "Dímelo en la calle." Una vez afuera, uno se pregunta:
¿De qué carajo sirve ser cinturón verde en aikido, cuando tienes al frente al campeón nacional de valetodo con todo su dojo en la mesa del costado?
Esos son los casos en que, o haces la de Jackie Chan (pega y corre), o simplemente asume el daño nomás.

Es por eso que, si vas a salir con tus patas y vas a llevar a tu marinovia, piénsalo más de dos veces.

18 comentarios:

Kat dijo...

De acuerdo
chicas, no ir a las reunas de sus novios (con amigos)
(si las engañan las harán en cualquier momento así que no seguir al novio darle su espacio)

Chicos, ni siquiera se les ocurra ir a las reunas de sus novias con amigas, pueden resultar contraproducentes para su salud mental :D

El Chepis dijo...

Pucha, no sé de dónde sacaste una marinovia tan pendeja... si se pone a hacer esas cosas con el pata de la mesa de al lado, a la que me despacho es a la marinovia!

Sludgeman dijo...

----cambio a modo freaky-----
No eran miradas insinuantes, es que te falló el Check de Conocimiento Arcano.Esa marinovia tiene habilidad de Invocar monstruos. Al menos no era un Hecatónquiro...
---- fin del modo freaky-----

Mami Brujita dijo...

Estoy de acuerdo con que deben salir solos. Hay que darles su espacio. Los hombres solos se comportan diferente que cuando estan acompañados.(De hecho tambien las chicas solas pero no estamos hablando de eso).
Pero no todas las marinovias somos asi. En tu post nos haces quedar como si necesitaramos un "varon" que nos proteja. No pues! Ya lo he dicho antes, busquense chicas mas independientes.

Malakai dijo...

A Mami Bruja: Ovbiamente no has entendido que la actitud de la marinovia fue de Joda, por divertirse en un momento de desubicacion total.

Sobre el Post: Raskolnikof, me haz hecho acordar el dia en que trajiste a tu amiga a nuestra "reunion solemne":
A las 4 de la tarde, irrumpe una voz a nuestras espaldas que dice:

¿Manuel ya nos vamos? Tengo hambre..

digler dijo...

esa marinovia parece deseperada por estar de mariviuda muy rapido (y de forma sumamente violenta)

ShaelKoNef dijo...

xD

magistral post
jajaja
tb hay q tener cuidado con los patas, que al tar choborras piensan q la marinovia del amigo, dejo su marinoviez


pd1 dedonde salio elHecatoncheires ??

pd2 y otra cosa...
un arquero no puede disparar 2 flechas a la vez...

Muad'Dib dijo...

jajaja, muy bueno, es la verdad, a veces la marinovia misma se aburre, pero de todas maneras quiere acompañar al marinovio... que contradicción de lo mas común en las féminas.

ailed dijo...

JAJAJA...
que pesadita esta marinovia ni una mujer la aguanta jajaja
pero si una marinovia asiste a una!!! reu d los patas d tu amore... solo x cortesia o x curiosidad y nota q se aburre agarra su cartera y dice me voy bye chicos... diviertanse.. otro dia nos vemos y tu arinovio o bien t da el alcanze o t vas a ver a tus a amigas... y liiiiiistoooooo
sin tanto lio...

El Maestro dijo...

Oe que chevere, el aikido es la cagada. Como sea, el problema no es que el otro pata sea maceton de 2 metros, ni que tus patas sean unos borrachos: el problema es que la chica no sabe comportarse ni como manejarse cuando un tipo la busca. "Me ha faltado el respeto"--Pues para la proxima no seas tan coqueta! :P

v-anime dijo...

yo conocí a chocobo... jajaja, que buena sa frase, y esos tiempos... si pues, mas fea que la flaca de chocobo, hay que ser serio para lanzar esa frase

Minmey dijo...

cague de risa...las mujeres tampoco deben ir a comprar la carne para el asado.. la modernidad nos ha quitado tanto que por lo menos ese espacio de pseudocaceria ES NUESTRO...
buen blog

Cristania dijo...

Lo peor PEOR que alguien puede hacer es llevar a su enamorada a una partida de rol. Las tipicas marinovias llegan y la diversion se acaba porque empiezan a mirarte raro.. especialmente cuando una tambien esta jugando.

El Cuerdo dijo...

Más que coqueta, habría usado una palabra de cuatro letras que empieza con r y temina con uca.

gamma-normids dijo...

yo no le pido a mis marinovios que le peguen a otros por mi... lo hago yo solita.

Anónimo dijo...

Por eso yo no me meto con roleros, mucha huevada.Ag!

El Doc dijo...

Para alguien que ha estado en grupos de mujeres como el único representante del sexo fuerte, he escuchado de todo lo escuchable en los aquelarres de marinovias (sí, dije aquelarres), excepto, claro, cuando ellas hablaban acerca de mí. En cambio, marinovias en reuniones de patas... conozco pocas capaces de no aburrirse, y normalmente son de las que, por más bonitas y delicadas que se vean, son capaces de tomarse una garrafa de tequila más rápidamente que tú y encima, terminar mejor paradas después de tal proeza.

Por lo demás... cien por ciento cierto: es normal ir a reuniones de uno y otra con la otra o el uno, pero dando espacio... si no, se presta a que el extraño se vuelva invasor (y, por ende, que los/las miserables lo sean aún más) o, en el peor de los casos, que se produzcan intercambios de miraditas entre el/la marinovio/a con algún integrante del grupo... y allí empezará una novela que ni las telelloronas mexicanas.


~ El Doc

*a*u*t*i*s*t*a* dijo...

jajjajaja, estaba en el blog de las marinovias y llegue por aqui...y si es cierto lo digo por experiencia por eso no voy a la reus de mi esposo desde hace mucho osea desde q eramos novios, porq siempre pasa algo de lo q comentaste, ni voy al de el, ni el viene al mio a no se para recogerme...cada quien tiene q tener su espacio!