31 oct. 2005

MENSTRUACIÓN: Bendición y Maldición

Ese momento para una niña cuando indica cambios físicos porque se está convirtiendo en mujer, es comúnmente conocido como que le vino la regla. Esto me trae a la mente las viejas reglas de maderas que se usaban para disciplinar a los alumnos en el colegio y lo gracioso es que la tortura de la regla (de madera) termina cuando sales del colegio o cambian de profesor... pero resulta que luego regresa.
La tortura de la otra regla comienza cuando uno comienza a involucrarse con una mujer. Ésta primero se convierte en enamorada, después en marinovia, luego en novia y finalmente, si todo sale bien, en esposa. Lo que diferencia la menstruación con la regla del colegio es que uno sufre en ambos casos. En el colegio sólo era cuando la regla venia, ahora estamos

KGADOS

ya que sufrimos cuando viene y cuando no viene. Cuando viene, comienzan los dolores a las chavas y las pone de muy mal humor. Por tanto, los pobres novios sufrimos escenas, caprichos, pérdida de vida social, engreimientos, malos ratos y otras cosas más, pero cuando no viene, sufrimos bajadas de presión, tensión, gastritis, preocupación, falta de sueño y otras cosas más.

Lo peor es que todo esto se puede evitar y no lo hacen.

El uso de pastillas anticonceptivas es muy importante para darnos tranquilidad y seguridad en los momentos de pasión tanto para ellas como para ellos. El uso de esas pastillas para evitar el dolor e incomodidad a ellas y malos ratos a ellos. Entonces la pregunta es... ¿Por qué no usamos ambas cosas, se ahorran problemas y de paso nos dan tranquilidad?
Esto no se aplica a todas las mujeres que sí tienen serios problemas con el tema y ni las pastillas les quitan el dolor. Las comprendemos.

10 comentarios:

Kandy dijo...

Ay, qué interesante!

Jorge Cerda dijo...

prefiero aceptar mil reglazos de aquellos de madera del colegio, que un "ando con la regla" ya entrados en acción.

que bajon de gas !
es lo más incomodo que te pueden decir, ya de plano si no vas a hacer nada por la bendita regla quisiera tener un borrador gigante y darle uso.

por cierto, excelente blog amigos, aqui en Nicaragua les he recomendado mucho. Sigan como van... son la voz del pueblo.

··Yde·· dijo...

ah, pero recuerden que ya los hombres pueden inyectarse o beber pastillas como las mujeres... tambien ayudaria no creen?

Jorge Cerda dijo...

hee.. las pastillas son de sabor a cereza ?

Mosto Verde dijo...

es cierto yde, pero como nos libramos de su flagelo por el mal humor.y si van a tomar una ya tomense las dos pastillas.
depaso regulan los periodos y todos los otros beneficios que eso trae.

Anónimo dijo...

Tus comentarios son una tontera... busca un hobby!!!

Anónimo dijo...

Sigan adelante amigos, a mi me gusta lo que escriben, y tengan en cuenta. No hacer caso a gente que no sabe hacer más que criticar, ademas gente inteligente no se toma el tiempo para escribir si le parece basura.
animos y exitos

megamonchy dijo...

Este post me trae recuerdos, cuando estaba en primaria tenía una profesora que daba reglazos con una de madera, cuando pasé de curso le regalé una de metal para que diera con más gusto. Los que pasaron a ese curso me odiaron cuando se enteraron que yo le regalé esa regla.

Después en la uni pasé por el susto de que no llegó la regla y posteriormente falsa alarma que susto.

verolindapechocha dijo...

Ay chicos... Cómo se nota q son hombres y nunca han tomado una pastilla anticonceptiva. Regula la regla es cierto. Pero quita el mal humor????? Al contrario. Cuando tomas estas hormonas es como si estuvieras permanentemente con el síndrome pre-menstrual. Es horrible, cualquier cosa te hace llorar. Además, engordan. Eso sí, te dejan el cutis regio.
Mejor usen condón. Aunque yo sé: no es tan rico. Pero preferible a salir embarazados!

Nita- dijo...

Ni condón ni pastillas... preferible para mí la inyección... Un pinchazo en el día exacto y un mes de tire sin preocupaciones... Uy! Eso sonó patán pero no le quita la veracidad ;o)

Yo me quedo con la inyección. Aparte las pastillas son todos los días a la misma hora, mucho trabajo. La inyección es económica y siempre el mismo día... Es mucho más práctica...