17 oct. 2005

Subtextos

¿Las mujeres hablan claro? Por supuesto, sólo que en otro idioma. Llegar a entender qué dice nuestra pareja, por qué lo dice y qué quiere conseguir con ello requiere imaginación, razonamiento verbal, filosófico y matemático de alto nivel, suficiente flexibilidad mental para desafiar cualquier lógica racional, y laaaargas sesiones de conversación entre amigos para cruzar información, en las que usualmente hay alcohol, gritos, desesperación y llanto.

Luego de muchos años de discusiones inexplicables con mis parejas, y de estudiar profundamente los diversos diccionarios mujer-castellano/castellano-mujer que tanto circularon por Internet, finalmente logré aprender los elementos básicos del idioma, y todo este dilema resulta deberse a la presencia de subtextos en las frases expresadas por nuestras parejas.

Las mujeres pueden decirnos cosas diametralmente opuestas a las que realmente piensan, y usualmente es porque tienen la inútil esperanza de que nosotros espontáneamente decidamos hacer lo que ellas quisieran que hagamos como muestra de nuestro profundo amor por ellas, porque creen que "cualquier persona normal" haría lo contrario, o simplemente porque quieren guardar un trapo más qué sacar en la siguiente discusión.

Sin embargo nosotros tampoco nos quedamos atrás, pero por razones esencialmente distintas. Nosotros decimos lo que queremos hacer, pero ocultando los fundamentos reales. Que nosotros no le digamos a nuestra pareja lo que pensamos usualmente se debe a que decir la verdad sólo generaría una discusión por algo que consideramos una tontería. Por ejemplo, no le dices a tu pareja cuando quieres salir a tomar un café con una amiga (con la que no pasa nada), pero sabes que si se lo comentas a tu pareja te va a hacer tal escándalo que vas a tener que cancelar el plan. La solución es decir que salimos por trabajo, o que fuimos con más gente, pero que el resto se fue temprano. Otro ejemplo clásico es cuando quieres hacer cualquier cosa menos ver a tu enamorada, e inventas cualquier excusa, con tal de no herir sus sentimientos y ganarte un pésimo rato. ¿Te imaginas cuál sería la reacción de tu pareja si le dijeras: "Mi amor, la verdad es que ahorita no tengo ganas de verte."? Creo que cualquiera de nosotros preferiría no averiguarlo.

En mi opinión, el descubridor de la fórmula NO=SÍ; SÍ=NO para entender lo que realmente dicen las mujeres debió haber recibido un premio Nobel. Sin embargo, no todo lo que nos dicen las mujeres debe ser traducido con dicha fórmula. Lograr aplicarla cuando realmente corresponde... es un arte.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

No sé cómo haces compadre, pero yo hasta ahora sigo sin entenderlas. Por eso las cambio apenas empiezan a complicar.

Bueno tu blog.

Elricky dijo...

Tratar de comprender a una mujer es waste of time! lo que deberíamos hacer es comprender que no es bueno darles tantas explicaciones, xq cuando más les explicamos algo más lo confunden!
El colmo es que ellas te comparan con sus amigos... la clásica él si me escucha... don't say it!