17 ene. 2006

Amorcito, ¿Vamos A Un Restaurant? Reloaded


Primero, los preparativos: El día viernes, salir a correr temprano por la mañana, luego tomar un poco de agua y un jugo, ir a trabajar, almuerzo una ensalada pequeña, luego la tradicional siesta de los viernes por la tarde, y finalmente esperar la llamada de mi marinovia, ya que tenía un almuerzo con sus amigas de la oficina. Me llamó como a las 5 pm. Le recordé sobre la cena que teníamos planeada y le pedí que luego de la cena me acompañara a una tienda para comprar unas camisas frescas que necesitaba para la oficina, (para que ella, como toda mujer a la que le gustan las compras, lleve dinero para comprarse el polito o la blusita de toda moda para verse y sentirse espectacular). Me duché tranquilamente, e hice tiempo hasta las 7pm, hora a la que ella me recogería ya que yo aún no tenía espejos en mi carro (ver post "Ah, ¿Ya Cobraste? Vamos A Un Restaurant, Pues...") Pasó por mí y como a las 7:10pm nos dirigimos al local. Fue donde empezó lo bueno.

Le dije:

"Mira, hay un espacio aquí. ¿Por qué no estacionamos?"

Cuando estaba a punto de girar el volante recordó mis espejos, así que gastó como un galón de gasolina dando vueltas hasta encontrar una playa de estacionamiento. Cuando encontramos una, tuvimos que esperar muchísimo tiempo ya que ésta estaba llena de autos. Por el calor, lógicamente le dije:

"Prende el aire, que por si no te acuerdas, acá me robaron."

Jejeje, más gasto. Entramos al restaurant, el mesero nos reconoció y nos mandó una anfitriona para que nos lleve al bar. Al momento se acercó y me dijo:

"Señor Mosto Verde, qué alegría tenerlo por acá nuevamente. ¿La mesa de siempre?"

Para qué, esos detalles ya no me horrorizaron ya que esa noche al menos la cena no correría por mi cuenta. La verdad amigos, es que vi a mi marinovia tan bella que casi le digo nuevamente:

"Amorcito, yo invito."

pero una punzada en la nalga derecha (mi billetera) me hizo entrar en razón. Me pedí una cerveza ya que ella sí se pidió el famoso cocktail con chirimoyas chinas. Eso se llama remordimiento de conciencia. Esperamos unos cuantos minutos y el camarero nos llevó a la mesa.

Pedí un rico pedazo de carne, nada que sonara espectacular. Ella pidió un plato raro recomendado por el chef. Vino, uno no muy costoso. Comimos y la pasamos maravilloso, pero yo estaba inquieto por el siguiente momento. Ella me dijo:

"Pide la cuenta."

Yo la pedí, y cuando el pingüino la trajo, le dije:

"Gracias, amorcito."

Y le pasé la cuenta sin verla. Ella me dijo:

"Para ti lo que quieras, mi Rey."

Abrió la cuenta, dio una rápida mirada y agarró la cartera. Sacó su tarjeta y la puso en la finísimo portatarjetas de cuero de algún animal extinto. Al llegar el voucher me preguntó:

"Amorcito, ¿usualmente cuánto se da de propina?"

Yo le respondí que el 10% ó 15% si se sintió bien atendida. Ella miró su cartera con una carita que me dio pena y no aguanté mas. Le pregunté si quería que yo pagara la propina, pues tenía un poco de sencillo. Ella respondió:

"No te preocupes."

Y se quedó calladita. Firmó el voucher y se paró para salir. Yo le dije:

"Pero amor, ¿por qué tan rápido? ¡Disfruta el lugar, mujer!"

Ella esperó 5 min sentada y me dijo:

"Amor, en realidad me olvidé unas cosas en casa, necesito ir cuanto antes."

Al final salimos del lugar, pagué el estacionamiento y le pregunté:

"¿Ahora sí nos vamos de compras, mi vida?"

Ella respondió:

"Amor, ¿y si hoy nos quedamos en casa? Sé que tienes unas cervezas, y van a pasar una linda pelicula por cable."

Una vez en mi casa, ella se fue relajando poco a poco con las cervezas. En eso le pregunté:

"¿Amorcito, una pizzita a medias?"

Ella respondió que no tenía hambre, y luego aceptó que tampoco dinero. Luego empezaron las quejas de los precios del restaurant, a lo que yo le dije:

"No te preocupes, a mí me pasó la semana pasada. Cuando te toque la siguiente quincena todo estará bien."

Ella me miró con sus grandes ojos y me pidió que la disculpara, y me dijo que a partir de ahora sería más consciente. Se acomodó en mi pecho y se quedó profundamente dormida.

Imagen: Photo.Spotlight

18 comentarios:

Don Paciencia dijo...

Jajajajajajaja, la venganza siempre es dulce.
Eres mi héroe causa...ahora si va a aprender lo que uno gasta carajo !!!

No olvides de ver : http://donpaciencia.blogspot.com/

Saludos!!!

Kaiki dijo...

O sea, qué dulce....

Maestro_RoShi dijo...

MAAAAAAEEEEEESSSSSSSTTTTTTTTTTRRRRRRROOOOOOO!!!!!!!!! yo no puedo, la vez de mi cumple ella me quizo invitar al Benihana's pero yo no pude aceptar que ella pague todo, ni cagando. Si ella ganase siquiera cerca de lo que yo puede ser, pero como no chambea pues nica. Además, nunca he tenido ni sentido la necesidad de hacerle ver cómo gasto, creo que es conciente, pero ahora ya sé que ese método sí funciona.
Nuevamente, maeeeeeeesssssssttttrrrrrooooo!!!!!!

capitan dijo...

buena eh ahora ya saben como uno gasta.

Any dijo...

jejeje..
debo defender mi gremio...
pero de pana no se puede negar q te la comiste!

me he reido un mundo desde el post anterior a este...

besos marinovio y besos y saludos a la marinovia

Rodrigo dijo...

buuu, sabes que pense que la venganza sería dulce como dice Sr. Paciencia pero me dio pena jajaja...

Saludos, muy bueno el blog me rio mucho con ustedes.

Mosto Verde dijo...

la verdad que pude hacer una mejor venganza, es mas la tenia preparada, deporte y poca comida para convertir el apetito en APETO (saqueo del bar, panzada con los platos que no los sabe pronunciar ni el chef, a esto el rico postre de esos que son un espectáculo, con fuego, luces y sonido para finalizar con el bajativo un licor con tantos años que parezca de la era paleolítica
Pero me dio pena en realidad, creo que en el fondo no deseaba una venganza (mentira), sino dar una lección pero con un poco de gusto.
La cosa es que creo que funciono, si no para la próxima vez me pongo abusivo

kch =) dijo...

Si ven somos lindas..... Nosotras tambien pagamos claro no tan seguido pero lo hacemos y cuando nos sale muy caro vamos haciendo conciencia con su bolsillo =)

spaceboychile dijo...

Jaja, de antologia la historia.
Cuando vi lo que te salio en la primera invitacion me dio escalofrios, porque ni tanto comieron y es mucho dinero.
LO mejor es que con la otra invitacion quedo mas que claro que no volveran al lugar, a menos que se ganen un premio o los invite otra persona...tu amigo no creo, ya debe saber lo que cuesta.

Por eso yo invito a mi mejor amiga a buenos lugares, pero ya se cuanto me saldra. Total, ella no es tan fijada y yo no soy picante (atorrante), jaja.

Saludos, muy buen blog

The First of the Gang to Die dijo...

Felicitaciones! no por el tema de la venganza o no... creo que eso queda descartado... pero si por tocar un tema muy pocas veces ventilado..."cuando ella paga".
Personalmente no me siento ofendido ni muchos disminuido al ser invitado por mi novia/esposa/enamorada, al contrario, es halagador.
En muchos casos estamos viendo (con gusto) que nuestras limeñas salieron de casa y estan a la conquista de puestos ejecutivos, puestos en la politica y juegan un papel importantisimo en el transcurrir de nuestro pintoresco país.
No se si estaran siendo excelentemente remuneradas o no, pero la brecha salarial esta desapareciendo entre hombres y mujeres... entonces, como que no es lógico que en una relacion DE IGUALES ROLES, DERECHOS Y DEBERES sea UNO quien siempre invite, tenga el carro y hasta pague el hotel.
La igualdad va en uno y en otro sentido... es saludable que ellas inviten, que nos saquen de vez en cuando... que se sepa que tal como se gana se gasta.
Muy buen Post.

Saludos.

Mami Brujita dijo...

Yo he invitado a mi marinovio muchas veces, tantas como el a mi. Y cuando me invita siempre he sido consciente. En este caso la marinovia aprendio la leccion de la mejor manera, le toco pagar a ella. Pero quizas eso se debio de conversar antes. No creo que no hubiera entendido.
Creo que si ambos trabajan en una relacion, ambos pueden invitar. Claro que es lindo que a una la inviten pero tambien es lindo invitar a la persona que amas. en mi caso ahora que estoy casada todo es un mismo fondo asi que no hay diferencias a la hora de pagar.

Mosto Verde dijo...

muchas gracias a todos, cuando se tienen comentarios asi, da ganas de seguir escribiendo, seguir contando anecdotas que algunas veces divierten otras enseñan y sobretodo pasarla bien con los amigos y nuevos amigos que se conocen cada dia
The First of the Gang to Die gracias por tu punto de vista y doctora, lo mismo para ti

ShaelKoNef dijo...

el cuerdo,, mosto... y los demas

m
a
e
s
t
r
o
s


excelente.. muy a lo marinovio
=)

Herr Hauptmann dijo...

¡Eso es para que vean lo que se siente!. Magnífica acción, casi como para colocarla en un marco y preservarla 'per sécola secolorum'...

En realidad, en mis úlimas relaciones (que he tenido marinovias que chambean), siempre nos hemos invitado mutuamente. Así es mejor y más bacán.

+ ┼ Jªnx¡T¤ ┼ + dijo...

Excelente q sintiera lo q uno al kemar la billetera XD aunq en lo personal prefiero irme a medias o ponerla io, soy... como decirlo... no me gusta q gasten en mi :P
Aun asi jue demasiado xeere q tu marinovia la pusiera. Congrats

YannyRamz .- dijo...

Es cuestion de estar equilibrados.

Belle dijo...

hahahahahaha.... pa q aprenda a no ser abusadora!! :P

Frio & Calculador dijo...

JaJaJa Felizmente yo no tengo ese problema, con mi marinovia ya hemos quedado en que todo lo pagamos a medias (TODO), tenemos un archivo en excel donde ponemos todos los gastos y asi pague uno la cuenta todo se divide entre los dos ;-)