14 ene. 2006

¡No Quiero Que Salgas Con Los Borrachos De Tus Amigos!


Los hombres tomamos alcohol en grandes cantidades, nos gusta salir a chupar con nuestros amigos. Nos morimos de risa, nos jodemos entre todos, nos peleamos, gritamos a una sola voz:

¡¡¡Salud!!!

y todo está arreglado. Somos simples, y pasar tiempo con nuestros amigos nos aleja de la locura porque entre amigos podemos conversar de cosas que no le podemos decir a nuestras marinovias. Podemos quejarnos, gritar, decir lo que nos provocaría decirles sin hacerles daño. Muestra de esa necesidad de catarsis colectiva es la existencia de El Marinovio y de la gran acogida que ha tenido.

Mis amigos son unos borrachos. Sí, y estoy orgulloso de todos y cada uno de ellos. Chupamos hasta perder el conocimiento, y nos reímos durante meses de las cojudeces que hizo cada uno o que le hicieron a uno



y que alguno de nosotros recuerda por algún momento de lucidez en medio de las lagunas alcohólicas, más conocidas por estos lares como "saltos del disco". Los hombres deberíamos tener un himno masculino en respuesta a esta clásica frase de las mujeres:

"¡¡¡No me da la gana de que salgas con esa tira de borrachos!!!"

A varios marinovios seguramente les han soltado una frase complementaria a la anterior muy similar a esta:

"¡¡¡Seguro se van a ir a un night club y me vas a sacar la vuelta con una sidosa!!!"

Pueden haber hablado sólo de las sacadas de vuelta, o sólo del night club... en fin. Hay tantas variaciones a estas frases como mujeres existen.



Muy probablemente, parte del himno en respuesta incluiría en el coro:

"¿¿¿Y qué hay de las cirróticas de tus amigas???"

La pésima influencia de las amigas alcohólicas solteras de nuestras marinovias será tratado en mi próximo post. Los hombres que quieren sacarle la vuelta a su marinovia normalmente no lo hacen cuando salen a chupar en grupo con sus amigos. Pueden contar que lo han hecho, pero no lo hacen frente a ellos. Esa es una idea preconcebida de las mujeres que no es cierta, al menos en mi experiencia.

Cerraremos este post con una de las grandes verdades que todos los hombres tenemos siempre en la punta de la lengua, pero que no podemos decirla a nuestras marinovias sin ganarnos un lío de tooooodas maneras:

Las marinovias pasan, los borrachos de nuestros amigos, quedan.





Imágenes: Best Funny Pictures, Wikipedia

5 comentarios:

Heather dijo...

Los amigos de mi novio no beben. Todas mis amigas, sí (y todas tienen novio). Una vez una compañera de clase y yo quedamos para tomarnos un té después de que ella cenase en casa con mi novio y conmigo y su novio le preguntó si nos íbamos a los boys.
Pero no quiero decir con eso que no tengas razón, me parece una situación típica aunque yo misma no la haya vivido. Y aunque mis comentarios sean otros, tengo que reconocer que soy tan celosa que a veces no me aguanto ni yo. Lo curioso es que sé perfectamente que no me van a poner los cuernos...

Por cierto, espero que no dejes de visitarme ;)

toñito avalos dijo...

arrrrrrrrrrrr!
pues sí,las marinovias suelen molestarse cuando se enteran q saldremos con nuestros amigos,pero ...(música de suspenso,por favor) ¡¡¡¡¡¡qué hay conn sus amigas borrachas???? plop!!!en realidad,para evitarme esos problemas,ya ni salgo con ellos para meternos una bomba,pero sí puedo jugar partiditos de futbol con ellos,ir al billar,al estadio,en fin y lo mismo podria hacer ellas y si hay reuniones chupísticas,trato de no emborracharme(ademas hace mucho q no tomo ya,mas bien no tomo mucho).Y si se portan mal,ya están advertidas!!!
por cierto Cuerdo,buenas fotos,jajajajajaj!!!

Mami Brujita dijo...

En realidad no le veo la razon logica para emborracharse hasta perder parte de la consciencia. Al dia siguiente te sientes terriblemente mal, no puedes hacer nada todo el dia (por la resaca, el cansancio y demas), y a vces ni recuerdas que tan bien la pasaste (salvo por las fotos que tomaron). Personalmente no he tenido muy buenas experiencias cuando he tomado mucho (en realidad no tanto, sino que tengo cabeza de pollo). Pero si cuando he estado ligeramente "picada".
Con respecto a que mi marinovio se vaya a chupar con sus patas, no me gusta mucho porque al dia siguiente lo tengo tirado en la cama y no hace nada, ademas cuando llega de la reunion huele a trago y es horrible dormir asi. Felizmente él solito se ha dado cuenta que ya no le es muy saludable el pasarse la noche chupando. Ahora chupa con mayor moderacion.
No creo que me vaya a sacar la vuelta si se va a chupar con sus patas, como dicen ahi, si me va a sacar la vuelta quizas lo ultimo recomendable seria que lo haga en grupo.

Mosto Verde dijo...

ojo marinovias, yo en mis años de solteria, iba por bares y discotecas buscando mujeres con tragos, ya que ellas suelen caer en las redes de la carne y de la pasion mas rapidamente.
ahora no se me ocurre salir a hacer eso.
cambiando de tema...
ya viene la segunda parte de la cena muy pronto, espero que lo disfruten ya que yo si la pase fenomenal

Herr Hauptmann dijo...

Caramba, este artículo me recordó las incontables veces que me metí bombas con mis marinovias y nuestros amigos.Empiezo a extrañar esas noches de exceso...dammit!