20 dic. 2005

Un Aniversario de Mierda


Los aniversarios con la pareja se dividen en dos:

Los de matrimonio:
1 año - Bodas de Papel
2 años - Bodas de Algodón
10 años - Bodas de Estaño o Lata
15 años – Bodas de Cristal
25 años - Bodas de Plata
50 años - Bodas de Oro
75 años - Bodas de Brillantes...





Los de marinoviazgo:
1 año – Amor
2 años – Ternura
3 años – Estrella
4 años - Sol
5 años - Luna...

Lo gracioso de esto es que cuando el numero de aniversarios aumenta de casado mejora el material, pero en el marinoviazgo la cosa se pone fea.

6 años - Nube
7 años - Garúa
8 años - Llovizna
9 años - Tormenta
10 años - Temporal

Si no me creen, hagan click aquí o aquí.

El tema es que cuando va pasando el tiempo como marinovios, los aniversarios algunas veces se tornan una completa mierda. En las relaciones el trato ya no es tan lindo, las visitas no son tan ansiadas, los problemas y los cambios de planes se toman como una molestia en lugar de no darles importancia, y la presión por el matrimonio, sobre todo por parte de las familias, aumenta exponencialmente.
Recuerdo un aniversario en especial, donde fue de todo menos especial. El aniversario había sido planeado con lujo de detalles, ese día yo salía temprano de casa. Como era fin de semana y mi marinovia tenia que estudiar, aproveché en salir con unos amigos y fuimos a una playa a más o menos 3 horas de la ciudad. Se suponía que los festejos en privado comenzarían a las 9 p.m., por lo que yo debía salir de la playa a las 5:30 p.m. para tener un rato para bañarme, cambiarme y estar presentable. Fue un día bastante entretenido. Jugamos paleta en la playa, comimos delicioso, tomamos una cuantas cervezas, todo espectacular hasta el mediodía, cuando decidí tomar una siesta aprovechando que el día estaba nublado. Puse mi cara en una toalla debajo de la sombra, y me la tapé para no ser molestado por la luz.

Cuando ya estaba dormido, el sol salió y sencillamente me carbonizó la piel de la espalda. Como a las 4 p.m. mis amigos me despertaron, y cuando el viento dejo de correr, sentí mi espalda en llamas. Tratando de sacar el arenero de la playa, éste se atascó lo suficiente como para perder más de dos horas. Terminamos de sacar el carro como a las 6 p.m., felizmente calculé media hora de más, estaba a tiempo. Una vez en la carretera, se reventó una llanta. ¿Y ahora? ¿Dónde está la llanta de repuesto? En los areneros no hay. Teníamos un equipo para planchar llantas de bicicleta y un pequeño inflador. El problema fue solucionado como a las 8 p.m. y salimos volando como si el diablo nos persiguiera. En el camino paramos para llamar a mi marinovia desde un teléfono en una bodega, pero nadie contestó. Seguimos avanzando, y llegué minutos antes de las 11 p.m. a mi casa. Me duché rápidamente, me cambié, y salí disparado a buscar a mi marinovia.

Cuando llegué, ella abrió la puerta con una cara de 3 metros. Antes de recibir la sentencia, le conté rápidamente lo que pasé ese día. Aunque estaba disgustada dijo: "Pasemos a cenar." Había mandado a preparar una insuperable cena, con el vino que más me gusta y todo lo demás. Yo estaba tan deshidratado que tomé el vino como si fuera agua. Cenamos y luego pasamos a su habitación donde nos tumbamos en la cama besándonos. Le regalé unos aretes que a ella le encantaron, y ella me dijo:

"Espérame, tu regalo te lo traigo ahorita."

Salió con una bolsa de una conocida tienda de lencería. Yo escuché que se abría la ducha, luego la secadora de pelo y no escuché nada más. Me quedé dormido por el vino y por la insolación.

Desperté temprano en la mañana, y después de ir al baño y recobrar un poco de lucidez, salí y la vi con las cobijas encima. La desperté, y aparentemente de paso también invoqué a Belcebú, porque estaba hecha un demonio. Me contó todo lo que hizo por despertarme y todo lo que había tenido planeado. Al rato ella se puso menos agresiva, y bueno... nos besamos, la abracé y ella me abrazó.

"¡¡¡¡¡AAAAAAAAAAUUUUUUUU MIEEEEEEEERDA!!!!!"

Puta madre, sentí que me arrancaba la piel de la espalda y luego del grito que metí, me alejé rápidamente de ella por el dolor. Ahora sí se desató la furia por todo lo que había sucedido. Ya no importaba si era provocada o no, sólo el tiempo calmaría la tormenta desatada. Las cosas se calmaron como a la semana siguiente, mi marinovia es un poco rencorosa. En fin, se planeó, se previno ciertas cosas, pero al final el destino nos dejó sin el perfecto aniversario.

Esas cosas joden, pero pasan.

Imagen: Seachange

8 comentarios:

Kandy dijo...

No me hables de eso!

"A" dijo...

La cagada, pero saliste superbien parado.
Ya que todo cambia a nuestro alrededor, mas 3 de años de "marinoviazgo" no solo cansan: deterioran... a menos que se vayan a convivir despues que seria lo ideal.

Anónimo dijo...

q insensible de mierd.....!!!!!!! tu no sabes todo lo q hace una marinovia para organizar el aniversario y tu encima llegas tarde, achicharrado y waska....ella no tuvo la culpa de q llegues tarde, ni de tu achicharrada ni te tu waska, asi q aguanta no mas...SE HOMBRE!!!!!

ShaelKoNef dijo...

perat anonima... en el post ta bien explicado todo la travesia q paso el marinovio... y creo q esta justificado(mas no disculpado)

q fea nota hombre

xD

Mosto Verde dijo...

las cosas no salieron bien, pero ¿¿¿qué pasa cuando no salen bien y son por culpa de la marinovia???? por que debemos chuparnos el dedo y apoyarlas, y comprenderlas sin hacer roches ni problemas. al menos yo hago eso, lo que se pide aca es equidad

Mami Brujita dijo...

Bueno solo a ti se te ocurre ir a la playa ese mismo dia. Yo particularmente ese dia me dedicaba a prepararme para el aniversario. Claro, tu no sabias que esas cosas iban a pasar, pero si planeas volver a las 5:30pm de la playa ya muchas cosas pueden pasar. QUizas las chicas tenemos mayor "vision" de futuro, no lo se. En todo caso, pobre tu marinovia, lo horrible que se debe de haber sentido al salir del baño y encontrarte redormido.

Sor Torcuata dijo...

Bueno yo particularmente creo que los aniversarios suelen estar sobrevaluados por mis compañeras marinovias, en mi caso ni siquiera los recuerdo y mi marinovio es el que me lo recuerda cada año. No solemos regalarnos nada en esas fechas y generalmente vamos a comer a un buen sitio o hacemos algo especial para que parezca un día fuera de lo común pero no necesariamente en el día del aniversario sino cuando los 2 podemos.
Ahora, si me parece una bestialidad de tu parte q si sueles celebrar los aniversarios a todo dar te vayas a la playa ese día y regreses muerto no?? Y si coincido con eso de que a los hombres les falta visión. Creo que nosotras (no todas!!!) tenemos un chip que nos advierte de las cosas que podrían salir mal si tomamos tal o cual decisión, consíganse unos pes!!!!!!!!!!!!

livia dijo...

bueno, es cierto lo q dices de la presion de los aniversarios, la verdad yo creo q no deberia dárseles mucha importancia, mejor es vivir el dia a dia... pero coincido con "sor torcuata" q si les gusta celebrar bien, te fueras a la playa y... a 3 horas de distancia!!! no te pases... te jugó sucio la fatalidad, te qda leccion para la proxima, suerte jajaja